Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo I

Esta semana comienza una nueva serie. Su título es Expedición a Tsim Sha Tsui, y su escenario es un poco más modesto que en Los Enterradores. Esta vez todo se desarrolla en La Tierra, y además en el pasado, aunque no en un pasado cualquiera…

Expedición a 尖沙嘴

Capítulo I
El pergamino

“¿Dónde se habrá metido Eufrasio?”, es lo que se preguntaba una y otra vez Jacinto pensando en la pinta que debía de tener, allí en medio de la Vega, con un montón de espejos desplegados por el suelo. Sacó su reloj de bolsillo. “¡Una hora tarde!, esto es demasiado hasta para él”. Comenzó a recoger los espejos y a volverlos a poner en el carro. Se subió a él, tomó las riendas y dirigió los caballos en dirección al río Genil para volver a la ciudad.

Poco después Jacinto doblaba la esquina de la antigua iglesia de San Miguel de Dios para dirigirse a la Plaza de la Universidad. Al pasar junto al Conservatorio Superior de Música pudo percibir algunas de las psicofonías, pero no eran más que ejercicios de escalas. Haciendo esquina con la Plaza de la Universidad se hallaba el Decanato. Entró en él para completar los informes de trabajo de campo. Abrió las puertas y pasó a una gran estancia iluminada básicamente por los velones de las mesas de los funcionarios y alguna inútil lámpara de pared. Miró a la estantería de impresos y uno de ellos se elevó y lo acompañó por el aire hasta la mesa del responsable de Expediciones.

-Otro viaje en balde-, gruñó Jacinto. El funcionario levantó la vista del escrito que redactaba en ese momento, miró a Jacinto y dejó la pluma a un lado.

-Otra vez no ha aparecido Eufrasio, y otra vez un apasionante viaje a lo más salvaje de la Vega.

-No te rías, ¿no ha venido él por aquí?

-No-, respondió el funcionario. -Bueno, ¿cuándo saliste?

-A las ocho. ¿Y no lo has visto en la taberna?

-Tampoco. ¿Cuándo has vuelto?

-Ahora. Y a Mati, ¿la has visto?

-¿A Matilde?, tampoco ha pasado por aquí. Ahora son…-, miró al reloj de la pared, -las diez y cuarto. No es tiempo suficiente para pagarte media dieta.

-He tenido que comprar una paca de paja.

-Ah, se te pagará entonces, ¿dónde está lo que ha sobrado?

-En el carro, que está aparcado donde siempre.

-Perfecto, son tres pesos.

-Pero me ha costado dos pesos y setenta maravedíes.

-Entonces pon aquí que renuncias a cincuenta maravedíes-, dijo el funcionario señalando un apartado del impreso. Se agachó hacia un arcón, lo abrió y sacó los dos pesos con setenta maravedíes. – Toma.

-Gracias, y hasta luego-, respondió Jacinto.

Salió del Decanato, cruzó la plaza de la Universidad, presidida por el obelisco a los Fundadores de la República, y se adentró en la edificio principal de la Universidad. Tras atravesar el primer patio tomó las escaleras que conducían a la primera planta en busca del despacho de Eufrasio. Entró sin llamar.

-¿Qué ha sido esta vez?, otra vez me he visto solo en medio del campo.

Un anciano de poblada barba cana y totalmente calvo apareció tras una estantería repleta de rollos.

-No te enfades Jacinto, lo comprenderás en cuanto veas lo que he descubierto.

-¿Cómo que no me enfade?, pero si es la sexta vez que me haces lo mismo este año. Por la República, Eufrasio, que tenemos el trabajo muy atrasado. El director va a empezar a hacer preguntas sobre nuestra investigación de la super telequinesis, que sabes de sobra que no la ven con muy buenos ojos.

-Sí, lo sé, no hace falta que me lo recuerdes. Pero mira esto ahora, ha venido esta misma mañana de Casa Dueñas, por eso no he acudido a tu cita.

Eufrasio se acercó a la mesa y señaló un pergamino extendido. Jacinto lo miró con resignación.

-¿Otro pergamino prometiendo maravillas?

Eufrasio lo miró divertido: -Puede que esta vez no sólo las prometa. Fíjate, está escrito en griego clásico, con anotaciones en sumerio, debe de ser del siglo VII antes de Cristo. El material, el color de la tinta y la caligrafía misma parecen indicar que el documento es efectivamente de esa época.

Jacinto enarcó una ceja, los falsificadores no se solían tomar tantas molestias. Se acercó a la mesa y Eufrasio continuó su descripción.

-Fíjate ahora en estos dibujos, ¿qué ves?

-Es un velero, pero no reconozco el tipo.

-Ni nadie lo haría. Le he preguntado a mi amigo Ramón, de naval, y él no tiene constancia de que ninguna potencia haya usado nunca barcos de este tipo. Sin embargo, me ha dicho, que se parecen bastante a las galeras usadas en China en aquella época.

-Entonces serán navíos chinos, solo que un poco modificados.

-Eso pensé yo también, pero, y ahora viene lo mejor de todo, fíjate en este símbolo que aparece en todas las velas. Es el emblema de la dinastía Sha.

Jacinto miró a Eufrasio con un gesto de cansancio. Había seguido la explicación con creciente interés y ahora resultaba aquello.

-¿La dinastía Sha?, ¿la de la obra antigua más famosa de Oriente?, ¿la de la civilización que poseía el secreto de la super telequinesis y la telepatía a grandes distancias?

-La misma. Solo que tal historia apareció por primera vez en el siglo I antes de Cristo, de alguno de los poetas imperiales chinos. Y, si mi datación es correcta, este pergamino es muy anterior a eso.

Jacinto estaba contrariado, pero encontró rápidamente un argumento:

-Puede que ese poeta copiara la historia de este pergamino u otro similar.

-Eso es seguro, porque además la historia de la dinastía Sha está esbozada en los textos que rodean las ilustraciones. Sin embargo, hay algo que no encaja y puede ser la parte más importante de esto. La obra clásica sitúa a la dinastía Sha en Pekín, siendo la regente del Imperio Chino. Se conocen todas las dinastías que ha tenido el Imperio, y ninguna se llamó así ni tuvo las características que se le atribuyen. Por eso sabemos que la dinastía Sha nunca dominó China. Pero en este pergamino se sitúa a la dinastía Sha en la actual provincia china de Cantón, que, mira tú por dónde, no formó parte de China hasta el siglo I antes de Cristo. Coincidiendo, por otra parte, con el despegue del Imperio Chino como potencia en la zona.

-Veo por donde vas, pero esto no es suficiente para lanzar ninguna teoría, apenas una conjetura. Estos hechos están claramente reflejados en una famosa obra de ficción. Este pergamino sólo demostraría que la historia es más antigua de lo que veníamos creyendo.

-En eso podría estar de acuerdo contigo, pero alguien en el Ministerio parece que no piensa así.

-¿Qué quieres decir?-, preguntó Jacinto esperando cualquier cosa.

-Que sin haberlo solicitado siquiera, alguien va a financiar la expedición. Nos vamos a Cantón.


¿Cómo empezarán nuestros (pronto) héroes su aventura?

A) Se trasladan a Palos de la Frontera para embarcar hacia Cantón. En el viaje descubren algo más acerca de la dinastía Sha.

B) Se trasladan a Palos de la Frontera para embarcar hacia Cantón. En el viaje son asaltados por ladrones que se llevan el pergamino.

C) Se trasladan a Motril para embarcar hacia Cantón.

Os recuerdo que el periodo para votar es hasta el viernes, cuando publique el nuevo capítulo de las Crónicas de la Guerra Fría Temporal. No obstante, como no creo que el segundo capítulo de este relato llegue antes del 5 de agosto (por razones explicadas en el último número del Correo de Laris), el periodo de votación se puede extender hasta entonces.

Anuncios
Published in: on julio 15, 2008 at 12:45 am  Comments (16)  

The URI to TrackBack this entry is: https://herrspock.wordpress.com/2008/07/15/expedicion-a-tsim-sha-tsui-capitulo-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

16 comentariosDeja un comentario

  1. Quiero saber más acerca de la dinastía Sha, así que voto por la opción A. Me gusta que la serie esté inspirada en hechos reales, como el referido a las psicofonías del Conservatorio. ¿Sería posible la inclusión de un malo maloso, de nombre Al-Aznar-Ahmed, interesado también en la supertelequinesis y en el pollo frito con chili picante? ¿Aparecerá en sucesivos episodios, aunque sea a modo de flashback o flashfowards, el frondoso bosque mariano legendario, oculto en la vega del genil cerca del distrito Fuentec@ws, cuyas hojas tienen la propiedad de provocar el delirio?

  2. En mi opinión, el que se trasladen a Motril le da un punto de glamour a la historia 😉

    Y, ¿por qué no aparecen en capítulos posteriores personajes más cercanos, inspirados en el 114, llevados a la categoría de héroes y antihéroes por la pluma de Lars Von Larsis?

  3. Muy interesante, veo que las horas sin dormir han dado un buen fruto. Me gusta mucho!!
    Er motrin me parece un poco pericoloso para empezar el viaje (todo el mundo sabe que está lleno de bárbaros que hablan un dialecto complicado de entender) así que también voto por la A. Además secundo la propuesta del nombre del malo….

  4. Apoyo también la propuesta de Michael Landon’s girlfriend!!!!

  5. Observaré los progresos de Laris respecto a los tópicos tratados en conversación privada.
    ¡Buen trabajo! Espero impaciente próximas entregas.

  6. Gracias por las críticas. Lo de meter a personajes del 114…, no sé, no cabe duda de que son profundos y poliédricos…, en fin, ya veré.

  7. Larsis, creo que necesitas unas vacaciones en Assolejat… 😉

  8. Pero voto por embarcar desde Motril… Y saber algo más de la dinastía Sha. (Mwhahahahaha!)

  9. … y a mí que todo esto me recuerda a la última novela de Matilde Asensi

  10. Bueno, creo que es la última… la de “Todo bajo el cielo”. En cuanto a mi voto, creo que prefiero la B

  11. No pillo lo de Assolejat…

    Alfred, lo del viaje a Cantón es porque acabo de llegar de Hong Kong; y lo importante no es lo de China en sí, sino el mundo en el que se desarrolla la historia. Eso es lo que me interesa.

  12. empieza bien la nueva historia. yo voto por motril 😛

  13. Yo voto por la opcion A. Aun no me he enterado de en que epoca se situa la historia.

  14. La opcion C no es atractiva, Voto por la A y la B, cualquiera de las dos es interesante. Además si paga el Ministerio y no ha escogido otro medio de transporte es porque el barco es el medio mas rápido o el mas barato…, pero claro lo mismo hasta el puerto tienen que ir en caballo… Yo creo que por la época deberían coger el Genil (canoa), pasar al Guadalquivir y llegar Palos de la Frontera. Voto por la A y la B.

    Creo que esta va a ser la primera de tus grandes obras escritas. Ya me imagino la peli y la trilogía…

  15. Lo de “Assolejat” es un homenaje a la obra de Joss Whedon. Como “Sunnydale” pero a la mediterránea levantina o catalana. 😉

  16. Perfecto, pues como ya he publicado el nuevo capítulo de las Crónicas de la Guerra Fría Temporal, acaba de terminar el periodo de votaciones de esta historia. Con el siguiente resultado:

    A) 3 votos y medio
    B) 1 voto y medio
    C) 3 votos

    (nunca dije que no se pudiera dar un voto distribuido normalizado a la unidad)

    Así que embarcarán por Palos, y descubrirán algo más sobre su misterioso viaje y la dinastía Sha. ¿Quién sabe en qué magnífica ciudad del sur de Iberia?

    Bow, como lector visionario de grandes verdades, estás invitado al estreno de la película.

    Hasta la próxima.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: