Crónicas de la Guerra Fría Temporal – Capítulo V

En el episodio anterior de las Crónicas de la Guerra Fría Temporal: Orgul presencia un ejercicio de entrenamiento de algunos de los miembros del equipo.

Y ahora, la continuación:

Libro I
Capítulo V
Aterrizaje en Goius-II

Después de la exhibición en la sala de hologramas, Orgul fue conducido a las cercanas estancias de la fuerza de choque especial para misiones en el pasado, una unidad especializada en la restauración de la Historia. Fráenot y Mirah formaban parte de ella, pero aún había miembros por conocer. Al llegar la puerta no se abrió ante la presencia del capitán.

-¿Intento de amotinamiento?, -preguntó Zeus mirando con semblante serio a Mirah.

-¡No!, quiero decir, no, capitán. Es que no funcionan los sensores de la puerta desde hace unas horas, hay que usar el panel de la pared.

Zeus miró sonriendo a Mirah que, temible en el combate, retenía todavía la inocencia de una niña. Pulsó el control de apertura, se abrió la puerta y una figura dorada cayó desde el otro lado sobre el capitán que, no obstante, pudo esquivarla parcialmente.

-¡Bail!, bramó Fráenot, ¿qué significa esto?-. El mitad cardasiano encaró a un klingon que se hallaba en la estancia.

-¡Él ha insultado mi honor, comandante!-. A lo que Fráenot le asestó un duro puñetazo en la cara.

-¡Ni una pelea más aquí!, ¡id si queréis a la sala de hologramas!

-Sí, comandante-, replicó el klingon desde el suelo.

-Estos klingon siempre igual-. La voz venía de la figura dorada que estaba en el suelo junto al capitán. Ésta se licuó e irguió para dar lugar a un ser humano aparentemente normal. Orgul pudo comprobar entonces que se trataba de un Fundador, un cambiante, lo que lo puso bastante nervioso hasta que vio cómo éste ayudaba al capitán a incorporarse.

-¡Silencio Soret!-, ordenó Fráenot, -¿se encuentra bien capitán?

-Sí, no se preocupe comandante. Tan sólo tome las medidas oportunas para que esto no se vuelva a repetir. Bueno, Orgul, acaba de conocer al resto del equipo-. Se dirigió entonces a Bail y Soret, -éste es el capitán Orgul, de esta época, y les ayudará en su misión.

Bail y Soret asintieron sumisamente después del espectáculo ofrecido.

-Orgul, espero que no se sienta incómodo trabajando con un klingon. Bail viene de un tiempo en el que klingons y romulanos han firmado una paz duradera en el seno de la Federación.

-No se preocupe capitán, lo tendré presente.

Fráenot irrumpió en la conversación: -Capitán, debemos partir ahora. La Enterprise está sobre Goius-II.

-Así es-, respondió Zeus.

-Computadora, comience la misión programada. Orgul, le explicaré los detalles en nuestro destino.

Los cuatro miembros del equipo especial y Orgul desaparecieron en un haz de transporte y reaparecieron sobre la superficie del planeta. El terreno era arenoso, la temperatura muy baja, y el paisaje desértico, formado por colinas con algún arbusto seco aquí y allá. Cerca de su posición había una ciudad, y con un considerable tráfico aeroespacial.

-Estamos en Goius-II, capitán Orgul.

Orgul miró a Fráenot y casi se cayó de la sorpresa. ¡Era un romulano!

-Nosotros cuatro hemos sido caracterizados como romulanos durante el transporte, nadie notará nada extraño. Usted también ha sido cambiado, para que no sea confundido con el Orgul que está aterrizando ahora mismo,- a lo que Fráenot señaló hacia la ciudad. Orgul miró en aquella dirección y comprobó de nuevo fascinado que la Nébula, ¡su nave casi destruida!, estaba aterrizando sobre la ciudad.

-Nos encontramos a una semana en el pasado.


Bueno, ¿pues qué hará ahora este heterogéneo grupo?

A) Ir a un bar a beber cerveza romulana y preparar el próximo paso.

B) Ir a un bar a beber cerveza romulana y comenzar la misión dando lugar a una pelea preparada.

C) Ir a un bar a beber cerveza romulana.

Anuncios
Published in: on julio 18, 2008 at 11:03 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://herrspock.wordpress.com/2008/07/18/cronicas-de-la-guerra-fria-temporal-capitulo-v/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. bien, veo que la cerveza romulana es la clave del próximo capítulo 😀

    voy a votar la A y que hagan algo maś aparte de beber, pero sin que les impida disfrutar de la cerveza.

  2. Que mania con la cerveza romulana… Eso es como si los astronautas del transbordador espacial se fueran de cervezas justo antes de despegar. En fin… yo me pido la opcion C. Que se vayan al bar a tomarse la cerveza y despues, entre tanto alcohol y tanta juerga, ya se les olvide la mision que tenian encomendada.

  3. […] Crónicas de la Guerra Fría Temporal – Capítulo V […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: