Crónicas de la Guerra Fría Temporal – Capítulo VI

En el episodio anterior de las Crónicas de la Guerra Fría Temporal: Orgul el capitán romulano, y el equipo especial formado por Fráenot, mitad cardasiano mitad humano, Mirah la boliana, Bail el klingon, y Soret el fundador, son transportados una semana en el pasado al planeta Goius-II, transformados exteriormente en romulanos comunes.

Y ahora, la continuación:

Libro I
Capítulo VI
Cerveza romulana

Después de comprobar que todo el equipo funcionaba a la perfección, y que sus caracterizaciones como romulanos eran lo suficientemente buenas para el gusto de Orgul, partieron hacia la cercana ciudad. Dicha urbe era una capitanía regional que, en la administración romulana, venía a ser la capital de una provincia importante. Como no habían tenido suficiente tiempo en la nave, Fráenot explicó a Orgul la misión mientras caminaban.

-Orgul, como ya ha podido comprobar, su nave acaba de aterrizar en el espaciopuerto. Y como ya sabe, pocos días depués de salir de este planeta, será atacada por los galorianos.

-No hace falta que me lo recuerde-, replicó Orgul con pesar.

-Pues bien, los galorianos pudieron encontrar su nave porque llevaba un transmisor sujeto al casco.

-Pero hubiéramos detectado algo en el casco, o la señal que emitiese.

-Sí, si el artefacto estuviera fabricado en esta época, pero la tecnología que usaba no aparecerá hasta dentro de dos siglos. Alguien del futuro proporcionó a los galorianos ese transmisor y los indujo a destruir su nave.

-¿Pero a cambio de qué?, apenas hemos tenido antes problemas con los galorianos.

-Eso no lo sabemos. Lo que hemos venido a hacer aquí es a evitar que fijen el transmisor en la Nébula y, si es posible, descubrir quién puede estar realmente detrás de esto.

Entraron a la ciudad por lo que según Orgul era una zona residencial, mucho menos vigilada que el resto. Allí tomaron un transporte al centro de la ciudad. Se trataba de una especie de tren rápido subterráneo, así que en unos instantes llegaron a su destino. Fráenot propuso visitar uno de los numerosos bares cercanos al espaciopuerto para recabar algo más de información, a lo que Orgul dio su aprobación.

Aunque no era el peor tugurio de la ciudad, el bar era bastante oscuro. Bail se alegró de lo parecido que era a los bares klingon de la época, pero Soret casi no pudo contener una expresión de asco. Se dirigieron a la mesa más alejada del resto de clientes. En seguida llegó un camarero y pidieron cinco cervezas romulanas. Cuando fueron servidos, Mirah sacó el tricorder.

-Detecto galorianos en las proximidades-, dijo Mirah, -uno está en este mismo local.

-Vaya casualidad-, respondió Fráenot, -¿de quién se trata?

-Es el ferengi que hay sentado junto a la barra.

-Conque un ferengi… Parece que estos galorianos disfrutan de más tecnología avanzada además del transmisor.

-Detecto también el transmisor que buscamos, lo lleva en el bolso que está junto a él en el suelo.

-Entonces debemos detenerlo ahora mismo. Esta misión va a resultar una de las más fáciles que hayamos llevado a cabo-, respondió contento Fráenot e hizo un gesto al grupo.

Bail y Soret se levantaron y comenzaron a caminar en dirección al galoriano caracterizado de ferengi. Los demás los siguieron casi inmediatamente. En estos casos el plan eran simple: tomarlo por la fuerza y transportarlo a la sala de hologramas de la nave para interrogarlo en un ambiente propicio.

Pero cuando Bail y Soret estaban a poco más de dos pasos del galoriano, una patrulla imperial irrumpió en el local.

-¡A él!-, gritó el capitán de la patrulla.


¿Qué pasará a continuación?

A) La patrulla trata de detener al galoriano creyendo que es un ferengi buscado por la justicia.

B) La patrulla trata de detener a Bail porque han detectado que se trata en realidad de un klingon.

C) La patrulla detiene al responsable del bar por vender cerveza romulana en mal estado.

Anuncios
Published in: on agosto 8, 2008 at 7:38 pm  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://herrspock.wordpress.com/2008/08/08/cronicas-de-la-guerra-fria-temporal-capitulo-vi/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Voto la opcion B, pues creo que dara mas juego a la historia. Esto de que unos se detectan a otros me recuerda la novela de “1984”, en la que existia la Policia del pensamiento. Esa sociedad romulana deberia de ser un tanto totalitaria.

  2. Efectivamente, la sociedad romulana es un imperio controlado por un senado, al estilo romano (de ahí que se llamen romulanos) (pero yo no me los he inventado). Y es un imperio bastante totalitario.

  3. Quisiera invitaros a todos a que participeis de mi blog, que espera ser un pequeno grano de arena en favor de un mundo mejor. Solo he escrito un comentario introductorio, pero al menos os dara idea de la tematica que pretendo desarrollar. La direccion:

    http://becarioalhorno.wordpress.com/

    Dejad vuestros comentarios, criticas, alabanzas, insultos, desprecios y demas sentimientos y pensamientos que las sinapsis de vuestras neuronas sean capaz de generar.

  4. ehm… yo diría que se escribe ferengi, sin u.

    en cuanto a la historia, voto la C 😛

  5. […] Crónicas de la Guerra Fría Temporal – Capítulo VI […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: