Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo VI

Hola a todos y todas de nuevo, soy Larsis von Laris, el reputado escritor del Universo paralelo donde está el desfiladero de Siritinga, aquí le llegan las ondas a mi colega Herr Spock, que hace lo que puede para no estropear demasiado mis excelsos relatos.

Retomemos pues aquel relato de hace dos años: Expedición a Tsim Sha Tsui. Os recuerdo que era del tipo “elige tu propia aventura”, así que al final del mismo veréis las típicas opciones para seguir la trama. Como siempre, dejad un comentario con la opción elegida y alguna otra idea o crítica que se os ocurra.

(más…)

Published in: on mayo 31, 2010 at 12:00 pm  Comments (4)  

Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo V

Después de este, espero, último parón, continuamos con su serial favorito:

Capítulo V
El emisario

Nada más desembarcar, un nutrido batallón escoltó a los viajeros y transportó sus pertenencias hasta el lago Albanus. No pudieron ver casi nada de la ciudad, para disgusto de Eufrasio, pero sí pudieron comprobar cómo el ambiente guerrero y la tensión constante se dejaban notar considerablemente. Multitud de soldados transportaban armas y caballos de un lado para otro, montados en un caballo controlaban las riendas de otro telequinéticamente. Los edificios del antiguo Imperio Romano permanecían en uso y en buen estado, y en el límite de la ciudad el camino ascendía por una colina desde la que una vista panorámica les permitió asombrarse por la magnificencia de Roma.

(más…)

Published in: on septiembre 23, 2008 at 10:09 pm  Comments (3)  

Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo IV

Después de los irregulares meses estivales, continúa esta semana este relato, espero que ya con pocas interrupciones:

Capítulo IV
Conjura

La noche del mismo día que nuestros héroes partieron hacia Roma, se producía una reunión secreta en los sótanos del Ministerio de Guerra. Antonio Kadikoy era uno de los invitados, junto con varios generales y altos cargos de los servicios secretos. La reunión había sido convocada por el propio Ministro de Guerra, el Almirante Suárez, que parecía llegar con retraso al comienzo de la misma. Todos permanecía callados en sus asientos sin intercambiar palabra por miedo a hablar más de la cuenta. Cuando llegó el Ministro, todos contuvieron la respiración. Era un hombre sumamente delgado y bastante alto, de tez muy oscura, con un denso cabello gris, y monóculo en el ojo izquierdo. Vestía el uniforme de almirante, en el que lucía las máximas condecoraciones de la República. Su imagen, y más aún, su fama, inspiraba miedo y respeto entre los allí presentes.

(más…)

Published in: on septiembre 2, 2008 at 12:18 pm  Comments (1)  

Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo III

Aquí seguimos con su serial favorito. Patrocinado por Herraduras La Antequerana:

Capítulo III
Ataque en el Betis

Salieron de Antequera por la carretera de Colmenar. A pocos kilómetros se desviaron de la vía y entraron en un recinto militar. Para entonces estaban todos un poco dormidos, pero se terminaron de despertar cuando oyeron que el sonido de los cascos del caballo había cambiado, ahora sonaba mucho más eco. Jacinto corrió las cortinas de las ventanas y pudo comprobar que se encontraban en una cueva iluminada por antorchas.

-Esto es una base secreta-, dijo el Director General de Expediciones, -gran parte de la conquista de Atlántida fue planeada desde aquí, y existe desde tiempos de Alfonso II.

La cueva se ensanchó y llegaron a una amplia sala. Bajaron del carruaje y se maravillaron con la vista. La cavidad era inmensa, iluminada por varias filas de antorchas, y con dos enormes cascadas que brotaban de la pared a gran altura, produciendo un ruido ensordecedor que les hacía hablar a voz en grito. En el centro de la sala, un fastuoso levánomo dorado y ornamentado con multitud de relieves y figuras, sostenido por cuatro columnas negras. De la parte baja del mismo salía una escalera, cuyos escalones estaban cubiertos por una alfombra roja, que llegaba hasta el suelo.

(más…)

Published in: on agosto 12, 2008 at 11:20 am  Comments (3)  

Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo II

Bueno, bueno, pues ya he vuelto del Tour Estambul-Zaragoza-Torrenueva, a la calurosa Granada. Pero he tenido tiempo de escribir el segundo capítulo de Expedición a Tsim Sha Tsui. Además, y por la espera, este capítulo será doble.

Capítulo II
Preparativos

La carta recibida por Eufrasio decía así:

Estimado Profesor Garza Felton,

venimos siguiendo con interés sus investigaciones sobre la telequinesis y la telepatía más allá de los límites humanos. También tenemos noticias del pergamino que ha debido de obtener esta misma mañana. Seguros del gran entusiasmo con que lo habrá recibido, y de lo que muy probablemente le habrá sugerido, le comunicamos nuestro interés en que realice una expedición a China financiada por este Ministerio para estudiar a fondo este asunto.

Por tanto, se solicita su presencia y la de un colaborador suyo mañana mismo, día 7 de octubre, en las oficinas centrales de este Ministerio para una entrevista con el Director General de Expediciones.

Su permiso para dejar la docencia por este curso ya ha sido cursado y aprobado. Además, si lo desea, se asignará un agente para que gestione su casa y demás propiedades durante su ausencia.

Se ruega la mayor discreción sobre el contenido de esta carta. Se adjunta salvoconducto para acceder al Ministerio.

Antequera, a 6 de octubre de 998.

Dirección General de Expediciones.
Ministerio de Ciencia y Técnica.

(más…)

Published in: on agosto 5, 2008 at 11:29 am  Comments (4)  

Expedición a Tsim Sha Tsui – Capítulo I

Esta semana comienza una nueva serie. Su título es Expedición a Tsim Sha Tsui, y su escenario es un poco más modesto que en Los Enterradores. Esta vez todo se desarrolla en La Tierra, y además en el pasado, aunque no en un pasado cualquiera…

Expedición a 尖沙嘴

Capítulo I
El pergamino

“¿Dónde se habrá metido Eufrasio?”, es lo que se preguntaba una y otra vez Jacinto pensando en la pinta que debía de tener, allí en medio de la Vega, con un montón de espejos desplegados por el suelo. Sacó su reloj de bolsillo. “¡Una hora tarde!, esto es demasiado hasta para él”. Comenzó a recoger los espejos y a volverlos a poner en el carro. Se subió a él, tomó las riendas y dirigió los caballos en dirección al río Genil para volver a la ciudad.

(más…)

Published in: on julio 15, 2008 at 12:45 am  Comments (16)